Danza Maqtada de Cáceres – Junín
3.4 (68%) 5 votes
Aquí encontrarás el trabajo monográfico de la danza maqtada de Cáceres, representación artística que tiene su origen en el distrito de Marco, provincia de Jauja, que se encuentra ubicado en el departamento de Junín.

Si quieres conocer más esta hermosa danza continúa leyendo este artículo, y si te gusta por favor compartelo en tus redes sociales, de esta forma muchas más personas tendrán acceso a esta información.

Origen de la danza

Después de aquellas derrotas marítimas que sufrió nuestro país en la guerra del pacífico, el enemigo inició la campaña terrestre con su ejército profesional. Ante esa inevitable incursión el General don Andrés Avelino Cáceres Dorregaray , quien nunca renunció al esfuerzo, al sacrificio, ni acepto la derrota, supo decir con mucho coraje y elevado patriotismo, a los peruanos:

“Que, si nuestra tierra o mejor dicho parte de ella, estaba vencida, los corazones eran invencibles”

Por ello, el 15 de abril de 1881, que cayó un Viernes Santo, cuando los pueblos del valle de Yanamarca, participaban con fervor religioso en las actividades de Semana Santa, don Andrés A. Cáceres, aterido en las altas punas y soportando las asperezas de la breña agreste, hace su paso por este valle, con dirección a la ciudad de Jauja, para organizar y reiniciar la campaña de resistencia al ejército chileno.

Cáceres, demostrando su condición de gran estratega, siempre ordenó con firmeza y voz de mando que, los montoneros de la región deberían atacar al enemigo, dirigidos por los elementos más sindicados de sus pueblos. Escuchando ese patriótico llamado, en Marco, supo comandar y responder con civismo y valentía don Manuel E. Landa, quien al poco tiempo, fue nombrado jefe del batallón “Libres de Marco y Concho”.

Entre febrero y julio de 1882, se produjeron los más terribles enfrentamientos entre patriotas y chilenos en el valle y quebradas del Mantaro, con la inminente victoria de las fuerzas patriotas. En consecuencia, los chilenos se vieron obligados en abandonar para siempre el valle del Mantaro, huyendo desesperados hacia Tarma. Sin embargo, ocurrieron todavía nuevos enfrentamientos en el altiplano del valle de Yanamarca, así como en Tarmatambo, San Juan Cruz y Huamachuco.

danza tropa maqta

Cuando los chilenos estaban de retirada por el valle de Yanamarca, un fuerte contingente de voluntariosos marqueños, reluciendo su coraje y patriotismo, con palos y objetos de uso cotidiano en mano, se lanzaron en persecución de los enemigos, logrando expulsar a éstos, que se perdían despavoridos por las quebradas de “Huaspi”, “Umpá”, “Llantinco”, “Ushno” y otros parajes de la zona.

Entre los más destacados combatientes marqueños figuran don Manuel Encarnación Landa y don Felipe Benito Rivas. Este último incluso llegó hasta la batalla de Huamachuco, quien a pesar de los numerosos descalabros que había sufrido, como la carencia de agua y víveres; más pudo su voluntad de acero, su fuerza y, sobre todo, el orgullo de ser soldado de Cáceres.

Por su parte, la mujer marqueña valiente desde sus ancestros, también cumplió notable y decisiva actuación en la Campaña de Resistencia del Centro. Ella con el nombre de “rabona” inmortalizó a la modesta mujer del pueblo, que se disponía en acompañar y asistir a los nuestros por las alturas y quebradas donde se producían los enfrentamientos con el enemigo, llevando consigo los alimentos o el popular rancho para la tropa de “Taita Cáceres”. Ciertamente, que lo hacía en base a comidas típicas de nuestro pueblo, como el ancestral “otongo”, el pan serrano o pan de trigo, la cancha y el queso.

Hay que hacer notar finalmente que, considerable cantidad de hombres humildes de los Andes, unidos por el amor supremo a nuestra patria, escogieron el camino del honor nacional; enrolándose en los huestes del gran Andrés A. Cáceres. Por ello, en Jauja se había formado el batallón de su mismo nombre. Igualmente, en los distritos se formaron con valentía muchos batallones, como la “Guardia Nacional de Huaripampa”, los “Flanqueadores de Llocllapampa”, la columna de “Cazadores de Muquiyauyo”, el batallón “Libres de Paccha”, el batallón “Libres de Marco y Concho”, entre otros.

Reseña histórica de la danza Maqtada de Cáceres

La Tropa de Cáceres, también conocida como la “Maqtada de Cáceres”, tiene su origen en la gesta heroica de la Campaña de la Breña, dirigido por el valeroso y prestigiado General Don Andrés Avelino Cáceres Dorregaray, el legendario “Brujo de los Andes”.

Es una acción guerrillera convertida en folklor, de la forma más vívida, impactante y artística, en la que los marqueños con la vestimenta típica respectiva, al son de las notas marciales y otras melancólicas de la banda de guerra, con su bullicio festivo, rompen el silencio apacible de las calles, logrando enfervorizar los ánimos de los pobladores, hasta el vértigo de la pasión y provocando un profundo sentimiento por nuestros antepasados combatientes.

En la actualidad:

Este episodio se recuerda en Semana Santa. De ahí que, en el pueblo de Marco, esta fecha presenta una tradición sui géneris, donde se combina la religiosidad popular con el sentimiento patriótico; la población refleja por una parte su profunda fe cristiana de la Pasión y Muerte de Jesucristo y, por otra, revive con fervor cívico patriótico las hazañas del “Brujo de los Andes” durante la Campaña de la Breña.

Precisamente, el Jueves Santo, por la tarde, las Tropas de Cáceres de Marco y de los anexos vecinos de Muquillanqui, Huashua y Hualis, se dirigen hacia el estadio Cincuentenario, para participar en el tradicional “Desfile Cívico, Militar, Religioso y Folklórico” de Semana Santa. También, participan los Batallones de Infantería de los tres cuarteles de Marco: “Orosco”, “Chaupi” y “Jajachaca” (materia de otro relato).

El numeroso público procedente de la localidad y de los diversos pueblos y ciudades de la región, llena las graderías del estadio para contemplar con realismo y picardía, la esceneficación a los personajes y pasajes más importantes ocurridos a lo largo de la campaña de Cáceres en la Sierra central.

Antes de iniciar el desfile, la plana mayor de oficiales pasa revista a los batallones participantes. Luego se da paso al izamiento del Pabellón Nacional y la entonación del Himno Nacional, acompañado por una de las Bandas de Guerra de los Batallones de Infantería.

Concluido este acto protocolar, comienza el desfile de las Tropas de Cáceres o “Maq´tadas”, según el orden de presentación establecido. Un oficial de rango solicita permiso a las autoridades y al jurado calificador para el paso de su tropa. Luego del permiso concedido, ordena a su batallón desplazarse por la pista de desfile.

En primer lugar, hace su presentación la banda de guerra que se ubica al frente del estrado oficial. Luego pasa la escolta formada por un montonero abanderado y dos acompañantes.

En seguida, desfilan con marcialidad y estilo militar los integrantes del estado mayor, entre: Mariscal, General y Oficiales.

Detrás de ellos, viene la tropa de ” Maq´tas “; con movimientos rítmicos dan dos saltos adelante y uno atrás en zig-zag, que requiere destreza y gracia sin par. Como armas de guerra portan palos y hondas.

Luego pasa el prisionero de guerra, es decir, el chileno, que es llevado a rastras con la soga al cuello.

Al final pasan las “rabonas” personificadas por damas que llevan en su “quipe” el fiambre (milcapa) y los “rancheros” personajes muy alegres y que fueron los encargados de preparar los alimentos para la tropa. Ellos cargan pailas, ollas, además grandes cucharones (huishlas) en las manos.

El sargento o soldado mayor en todo momento, alienta a sus tropas y con voz de mando los acompasa, gritando sonoras arengas, como:

¡Juk! ¡Ishcay! ¡Kimsa! ¡Tahua!
¡Cancha quisu! ¡Cancha quisu!
¡Saca picho! ¡Mete bariga!

¡Juk! ¡Ishcay! ¡Kimsa! ¡Tahua!
¡Cancha quisu! ¡Cancha quisu!
¡Siquita jihuari jihuari jihuari!

Algunas tropas, las que se preparan con más animosidad, representan las gestas ocurridas en otros lugares del valle, como las de Malpaso, Concepción, Marcavalle, etc. Así por ejemplo, escenifican el corte del puente Malpaso sobre el río Mantaro y la quema de la iglesia de Concepción. Durante el enfrentamiento de ambas fuerzas, toman algunos prisioneros chilenos, quienes son victimados. Sobre los restos del enemigo, los montoneros bailan y gritan arengas, como: ¡Muerte al chileno, muerte al chileno…! Estas son escenas de alto heroísmo que el público premia con resonantes aplausos.

Una vez terminada la batalla, la tropa se detiene para descansar y es cuando el General ordena la formación de los soldados.

Como los montoneros, llevan en sus hombros en el lado derecho un pellejo negro (yana) y en el lado izquierdo un pellejo blanco (yura´q), estos distintivos facilitan a toda la tropa la uniformidad para girar o voltear hacia la derecha e izquierda.

Cuando el General guía mediante las voces de:
¡Yana jaracha mantaman ticrari yaw!
Significa que deben girar al lado del pellejo negro.

Ycuando dice:
¡Yura´q jaracha mantaman ticrari yaw!
Significa que deben girar al lado del pellejo blanco.

En seguida, el jefe militar pasa lista para ver cuántos soldados han caído en el enfrentamiento. No los llama por su nombre, sino por su apodo en quechua que deviene de características particulares de cada uno, que causa hilaridad en los espectadores. Sin más reparos, comienza a llamar en voz alta.

Soldado:
¡Huallpa sua!
¡Roba gallina!
¡Pichin kunka!
¡Cuello delgado de ave!
¡Chulla runtu!
¡Huevos desiguales!

¡Ishcay walmi!
¡Hombre con dos mujeres!
¡Walmi vicio!
¡Mujeriego!…

Así mismo, procede con el llamamiento de las mujeres.

Rabona:
¡Kuchi siki!
¡Poto de chancho!
¡Urjo vicio!
¡Viciosa de hombres fornidos!…

Finalmente, los rancheros sirven  el fiambre (milcapa) a toda la tropa, a base de cancha, queso el exquisito “otongo” y lluyu elaborado a base de esta planta cuyo nombre es el mismo yerba que es recogida del campo y que al mismo tiempo es sabrosa y alta en proteínas y calorías algo que es bien aprovechado por el hombre andino para las épocas de friaje y se acompaña con su cancha y el delicioso aji con huacatay lo que le da un sabor muy agradable. En algunas comunidades o pueblos en que también se realiza esta danza suelen preparar el riquísimo y sabroso puchero con q´jaran de chancho y que también se acompaña con la infaltable cancha.

Ahora bien, siguiendo las huellas de nuestras costumbres y tradiciones, podemos decir que, desde la primera década del siglo XX, los comuneros del Segundo Cuartel “Chaupi” escenifican la Tropa de Cáceres. Posteriormente, este cuartel cedió el paso al barrio “Casacucho”, a fin de preservar su continuidad en el lugar y el tiempo.

Vestimenta de la danza

  • Cáceres: Viste el uniforme de Mariscal del siglo XIX: montera, charreteras con hilos de oro en los hombros, una ancha cinta con los colores patrios le cruza por el pecho y en la mano derecha blande una espada.
  • Los Jefes: Visten uniformes raídos del ejército con distintos grados y medallas que ganaron por su heroísmo.
  • Los integrantes de  la tropa o “maqtas”: Llevan un sombrero negro de lana con una cinta peruana en la copa, un birrete (chullu) de diversos colores, un poncho pequeño teniendo puesto sobre los hombros un retazo de pellejo negro en el lado derecho y otro blanco en el izquierdo, camisa blanca de bayeta, pantalón negro de bayeta, faja ceñida en la cintura, un par de mangas de colores, un par de medias de lana: una negra y la otra blanca, “llanquis u ojotas” y honda.
  • El prisionero de guerra: Viste el uniforme característico del ejército chileno.
  • Las rabonas: Visten sombrero negro de lana, manta (lliclla), monillo o blusa, falda (pollera negra de lana de oveja), “huallqui”, medias de lana de oveja, “llanquis u ojotas”, portan cucharón (huishla) y cargan su “quipe”.

Mensaje de la danza Maqtada de Cáceres

A través de esta estampa folklórica, el pueblo de Marco recuerda con nostalgia y amorosa pasión la gesta heroica de la Campaña de la Breña; emulando la memoria de sus hijos, quienes con férrea voluntad de civismo y sentimiento patriótico, lucharon indesmayablemente, salvando el honor y la dignidad del Perú, escribiendo con sus memorables y gloriosas acciones, sendas páginas de nuestra historia patria, las mismas que ahora conforman perdurables hechos y gloriosos triunfos.

Aspecto musical de la danza

La banda de guerra está conformada por un trío de cornetas y un tambor. Con estos instrumentos musicales, los marqueños producen las sonoras notas marciales que, a decir de propios y visitantes, hacen vibrar el aire puro del valle de Yanamarca.

Video y audio de la danza Maqtada de Cáceres – Junín

Música y coreografía de tropa de Cáceres danza del departamento de Junín.

Si deseas realizar alguna corrección o realizar algun aporte puedes enviarnos tus trabajos monográficos, glosas o audios a nuestro correo: contacto@yachachic.com. También te pedimos que, por favor, nos ayudes a difundir la información compartiendo este artículo en tus redes sociales.

Deja un comentario

  Soy mayor de 14 años, autorizo a que guarden mis datos y acepto la política de privacidad


Información sobre protección de datos:

  • Los comentarios son revisados y aprobados por el responsable antes de publicarlos
  • Responsable: Eduardo Quilca Zegarra
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam y gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Durante cuanto tiempo: Hasta que tú lo decidas
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Información, Acceso, Opisición, Rectificación, Olvido, Portabilidad, Limitar y No ser objeto de decisiones individualizadas
  • Contacto: contacto@yachachic.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad

Cerrar menú